❁NOS CONVERTIMOS EN VÍCTIMAS PARA SUPERARLO❁

Cada vez que una persona emite un pensamiento positivo, se traduce en energía positiva que invierte la energía negativa. Para reflexionar sobre el poder que tenemos o perdemos. 

Nos convertimos en víctimas, para aprender a elevarnos por encima de la energía del victimismo.

Reconocernos víctimas y comprender el poder de esa experiencia. “Esto sucedió y soy poderoso a pesar de eso”, permite conectar con aspectos más poderosos y beneficiosos que enfrentar al mundo como víctimas. Experimentar paz es:
– confiar que estamos donde debemos estar
– no olvides las posibilidades infinitas que nacen de la confianza en uno y en otros, 
– utilizar los dones recibidos y transmitir el amor que nos ha dado, siendo feliz por lo que somos .

Cada vez que una persona emite un pensamiento positivo, se traduce en energía positiva que invierte la energía negativa.

El mundo existe en un estado de interconectividad, cada molécula está ligada al otro (seres humanos, plantas, objetos inanimados o animados) conexión que hace que nuestro pensamiento, vibración y energía irradien y afecten el mundo que nos rodea.

Mediante la emisión de energía positiva y proyección de pensamientos positivos, podemos ayudar a que cambien las circunstancias. Cada pensamiento es una forma de energía pasa por vibración de molécula a molécula hasta extenderse a lo largo de una red universal en la que existimos. Nuestros pensamientos influyen en todo. El mundo que conocemos hoy está en decadencia, disturbio, débil, lo que ocurre en lugares lejanos nos afecta y lo que nosotros hagamos afecta todo lo demás. Cada vez que una persona emite un pensamiento positivo, se traduce en energía positiva que invierte la energía negativa, tenemos el poder de cambiar el estado de decadencia si nos juntos, creando una onda de pensamiento positivo llena de posibilidades. Juntos hacemos posible la excelencia. Cada vez que veamos o escuchemos alguna injusticia, violencia, opresión etc., podemos emitir un pensamiento para neutralizar el temor y negatividad que ello despierta. El poder colectivo de este pensamiento es el catalizador para un cambio positivo en nuestro mundo.

MANERAS DE CONTRIBUIR – DONA-UN-PENSAMIENTO
1. Enfócate en tu pensamiento tan a menudo como te sea posible.

2. haz clic en dona-un-pensamiento y mira como la “Onda” crece. La onda se iniciará en el Everest el 8 de octubre de 2011 y se extiende 48 horas hasta el 10 de octubre de 2011.

Durante estas 48 horas concentrémonos en el pensamiento tantas veces como sea posible, acrecentando esta poderosa onda de pensamiento que atraviesa el mundo. Cuantos más seamos, más fuerte es la onda del pensamiento. 


Nuestras almas están siendo llamadas magnéticamente a nuestro más alto nivel vibratorio posible, cuando sentimos que no podemos tener eso, o nos retiramos hacia nuestra densidad o explotamos con furia. Todo está desplazándose a un mayor equilibrio, según el grado que haya estado fuera de equilibrio será el grado de aparente caos mientras se da el proceso de equilibrio (la energía densa se siente asfixiada por la energía superior) la solución es reconocer en sí lo que tememos, porque mientras no lo hagamos nos ahogamos, incluso si se consideran de ‘alta vibración’ todavía hay cierta densidad que está activa en estos momentos, presentándose para ser reconocida y transformada. La densidad es lo que es más pesado y bajo que lo más ligero y elevado. Energéticamente en el salto cuántico de nuestra evolución estamos encarnando quien realmente somos en el plano terrenal, es el grado al cual hemos tapado o no podemos ver, el TODO de quiénes somos realmente. Si nos sentimos incómodos en presencia de una persona o situación las preguntas que debemos hacernos son: 

– ¿Qué densidad dentro de mí se está activando con esto? 

– ¿A que temo con la actitud que el otro me esta mostrando? 

– ¿Mi densidad está tapando parte de mi fuerza/conocimiento interior de que yo creo mi propia realidad? ¿tapa mi mente de abundancia, mi capacidad de tener límites firmes, mi gratitud por la vida? 

– ¿Tengo miedo que la felicidad o alegría de alguien de alguna manera disminuya mi oportunidad para la felicidad y alegría? ¿Acaso la densidad que siento cuando estoy cerca de esa felicidad y alegría encubre mi deseo de felicidad y alegría, mi conocimiento innato de permitir esa felicidad y alegría, encubre alguna pasión, deseo y necesidad dentro de mí que, una vez reconocida, me conduciría a mi propia felicidad y alegría?

Tapa esa parte de mí que sabe que tengo derecho a sentirme bien?

La densidad es la nube sobre un campo verde, tapando el sol temporalmente, creando una sombra, nuestra sombra. Cuando sentimos densidad-pesadez emocional, sepamos que transformarla es tan fácil como preguntarnos:

– ¿Qué tapo en ese momento dentro de mí?

– ¿Por qué tapo esas cosas? 

Transformar la propia densidad es destapar lo cubierto. A medida que liberamos la densidad, vemos más ‘dramas’ alrededor personal, social y global, pero no quedar atrapados en esos dramas. Ellos son como agujeros negros que absorben hacia su interior cualquier cosa densa con fuerte atracción gravitacional magnética. Éste no es momento de entrar en frenesí emocional, agotarse tratando de hacer que madre, mejor amigo, compañero, vean que están en una relación tóxica. La transformación requiere del colapso de ciertas cosas antes que cosas nuevas nazcan. 

Una de las cosas más constructivas en la transformación es:

– honrar el proceso, expresemos nuestra verdad, 

– transmitamos nuestro mensaje, 

– compartamos lo que sabemos,

– envolvamos una manta alrededor de quien tiembla de frio 

– Demos de comer a quien tenga hambre. 

– Lancemos una cuerda para que alguien trepe, no bajemos a empujarlo arriba, si resiste es señal para retirarse.

Este proceso de equilibrarnos gana impulso a medida que nos acerquemos al
Equinoccio del 23 de septiembre. Prestemos atención a los momentos en que nos sintamos abrumados estamos atrapados en la propia energía densa, si nos sentimos provocados emocionalmente durante los próximos días y semanas, tomemos un respiro y en lugar de luchar contra la densidad, entremos en ella conscientemente por unos momentos y preguntémonos:

– ¿Qué parte de mí está buscando equilibrio? 

– ¿Qué parte de mí está pidiendo ser destapada? 

– ¿A qué parte de mí me estoy resistiendo que ahora me está llamando a reconocerla y aceptarla? 

Es el momento en que tenemos que dejar que nuestro corazón sea nuestro único guía, que el Amor nos muestre el camino y sus latidos marquen nuestros pasos. 

Etapas hasta nuestro despertar de consciencia:

– Desde que nacemos y por largo periodo permanecemos en estado de dependencia total (nuestras necesidades son para subsistir-sobrevivir-Pedimos somos necesitados y buscamos satisfacer antojos básicos y todo lo que nos llene la sensación de vacío con exigencias) Etapa infantil.

– Etapa adolescente de rebeldía (cuestionamos todo y probamos lo nuevo-destructivos con afán de encontrar camino personal tratamos de separarnos de nuestros padres, diferenciándonos, oponiéndonos, buscando afirmarnos como individuos separados, rechazando con critica, desdeñamos sin ofrecer alternativas, incursionamos en todo lo vetado en el hogar) fase de oposición que se desliga de lo conocido, solo interesa donde nos sentimos aceptados buscando pertenecer.

– Etapa adulto egoísta (afán de acumular, ser el mejor, el más hábil, competir con otro, tener más, diferenciarnos por posición, todo interés gira en torno a nuestro bienestar sin importar ir en detrimento de otro, nuestro único propósito se centra en nosotros, somos el centro del universo y defendemos aquello que sentimos nuestro con pasión y tenacidad, se dificulta compartir en nuestra carrera, relaciones, trabajo y bienes materiales). Dá de sí sólo con el propósito de obtener el máximo rendimiento, su anhelo es dar lo menos posible para obtener el máximo rendimiento.

– Etapa que comenzamos a mirar el mundo que nos rodea, sensibilizarnos por otros, colaboramos, nuestras metas se vuelven inclusivas, buscamos bien común, comprendemos que somos parte de un todo y el bienestar de cualquiera parte se traduce en bienestar común. Nuestra felicidad y realización tienen que ver con nuestra comunidad, país y lo que hacemos por el bien común nos trae satisfacción.

– Estado de consciencia más elevada, la consciencia planetaria o universal, nos sentimos integrados con todo y todos, con el universo entero y Dios dentro de nosotros nos sentimos alineados y nos fundimos en una experiencia global.

Estos estados de consciencia no tienen que ver con nuestra edad cronológica, tiene que ver con nuestra percepción y el estado de consciencia. Según el estado de consciencia en que nos encontramos así es el mundo que percibimos y el prisma a través del cual relaciones, trabajo, amor, dinero etc. se manifiestan en la vida. Al ampliar el estado de consciencia, dejamos de estar necesitados, sintonizando con crear en vez de recibir y todo llega, amor, prosperidad, propósito y la paz se materializa en la experiencia cotidiana, y en el verdadero ser lo poseemos todo.

GENERACIÓN EMPÁTICA

Read more:EF http://energiasfemeninas.ning.com/profiles/blog/show?id=3761689%3ABlogPost%3A753581&xgs=1&xg_source=msg_share_post#ixzz1YcsSRnAs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s